Colores de los paisajes arroceros

Una de las características más notables de los territorios de la red son los cambios cromáticos que van adoptando los arrozales a lo largo del año según va evolucionando el ciclo de vida de la planta.

A nivel visual estos cambios de paisaje se complementan con una diversidad de especies, principalmente aves, que encuentran en estos humedales los recursos necesarios para  su desarrollo.

Los campos de arroz se desecan a finales de enero y durante todo el mes de febrero, para preparar la tierra antes del inicio del ciclo productivo. Durante estos meses el marrón de la tierra seca domina el paisaje. A finales de abril o principios de mayo empieza la siembra y grandes superficies de arrozales son inundadas, con lo que el azul es el protagonista del paisaje hasta finales de julio. En agosto y septiembre los campos se dejan secar y aparece el color verde de las plantas de arroz en fase de maduración, hasta que empieza la recolección. En noviembre y diciembre el agua deja de fluir por los campos, la tierra se seca otra vez y el marrón aparece de nuevo hasta que empieza de nuevo el ciclo de vida del arroz.

 Imágenes cedidas por el Parque Natural del Delta de l'Ebre